Y ese día llegó

child-164317_960_720

Cuando conocí a las que a día de hoy son las terapeutas de mi hija, mi actitud era muy escéptica y crítica. Tenía grandes heridas de guerra marcadas por los fracasos anteriores.
Parecía imposible poder encontrar un abordaje capaz de compatibilizar todos los aspectos que considerábamos indispensables:
– La terapia debía ser respetuosa con nuestra forma de entender la crianza.
– Debía de ser respetuosa con mi hija. No soy partidaria de la terapia conductista. No es alguien a quien hay que cambiar, no quiero modificarla para conseguir un comportamiento normotípico. Ella no es normotípica y no espero que se parezca a algo que no es.
– Debía de ser capaz de aportarle algo. No podía consistir en un lugar en el que ella demostrase habilidades ya aprendidas. Tenía que aportarle algo en sí.
– Mi pequeña tenía que ser feliz y divertirse durante la terapia. ¿Qué forma de ayuda es esa que te hace sufrir? Desde luego no la que buscaba.

Pero este abordaje, por suerte existe y lo hemos encontrado. Ha sido un trabajo por ambas partes.
Bastantes meses conociéndonos, limando asperezas y acercando posturas.
Desde el principio ha existido buena comunicación bidireccional. Me he sentido escuchada en todo momento.
Creo que han sabido implicarse y esforzarse para conseguir ayudarla. Sé que no la ven como a una niña más, la ven a ella, única y genuina. Me atrevería a decir que incluso les ha robado un trocito de corazón pero es que a mi pequeña es muy fácil quererla. Creo que no existe persona capaz de resistirse a esos preciosos ojos enormes.
A ellas quizás lo que más les ha costado entender es nuestro modelo de crianza respetuosa. Pueden estar de acuerdo o no, simplemente es una forma de entender la maternidad y, finalmente han tenido que rendirse ante la evidencia de que sea lo que sea que hacemos con ella, está claro que le sienta de maravilla.
Por mi parte ha sido más complicado, mi actitud era muy desconfiada. Cuando la gente me decía que no cargase con toda la responsabilidad sobre mi espalda, que confiase en la terapia, yo respondía: “Que me demuestren que pueden aportarle algo y les estaré eternamente agradecida”, creyendo que eses día nunca llegaría … pero llegó.
Mi hija me mostró como era capaz de emplear en su vida cotidiana herramientas que no habíamos entrenado en casa. Sus terapeutas ahora sí que habían encontrado la forma de llegar a ella y mi hija había hecho también un gran esfuerzo para abrir su mente y recibir. No es que antes no se hubiera esforzado, es que su momento aún no había llegado. Nos conocimos justo en el momento en que la niña estaba preparada para abrirse y confiar en alguien externo a la familia.
Se han ganado todo mi respeto y admiración. Puede que alguna vez me haya mostrado un poco exigente con ellas pero dejo en sus manos dos días en semana lo más valioso que tengo en la vida y esto, también lo han sabido entender.
Sé perfectamente lo difícil que resulta a veces ayudarla en sus dificultades y por eso lo valoro.
Para nosotros como familia son un punto de apoyo, no sólo terapeutico, también emocional.
Han conseguido ayudarme a comprender aspectos de su forma de ver y entender el mundo. He visto en sus caras una alegría sincera al comentar los avances de mi pequeña.
Sigo creyendo en la familia como pilar básico para aportar a mi hija todo el amor, comprensión, cariño, seguridad, autoestima y ejemplo que necesita para su desarrollo personal y el fomento de la autonomía. Pero también creo que los terapeutas, pueden ser un punto de apoyo y una fuente importante de ayuda durante el proceso.

Anuncios

2 comentarios sobre “Y ese día llegó

  1. Qué palabras tan bonitas Marta… a veces nuestros miedos como madres nos hacen protegernos porque vamos a poner a lo más preciado en otras manos que no conocemos.
    Qué ejemplo más bueno de lo que significa “sumar” para incorporar nuevos aprendizajes y permitirnos sorprendernos. Gracias por tu experiencia y sobre todo por esos dos soles que revolotean a tu alrededor… sois un amor!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s