La princesa de la boca de fresa

Esta desde luego no es la mejor de sus fotos, ni lleva el modelo más idóneo (chándal y encima disfraz de Elsa de Frozen).
Sin embargo esta foto marca un antes y un después en nuestra vida. Mientras la hacía, estaba tan emocionada que casi no podía pulsar el botón.
Muchos ya sabéis que Martina presenta un trastorno alimenticio bastante acentuado debido a sus desórdenes sensoriales. Debido a la fuerte intolerancia que presentaba a la textura de la fruta, ésta estaba totalmente restringida de su dieta.


Hace un par de años había días en los que ni siquiera podía estar en la misma habitación en la que hubiese fruta, de tocarla ni hablamos…El simple hecho de poner fruta sobre la mesa podía hacerla vomitar.
Esta foto es una medalla al esfuerzo, a la perseverancia y al no rendirse nunca. No es la primera que acumula mi hija en su vitrina, ya tiene cientos…pero es, hasta la fecha, la que más esfuerzo ha requerido.
Horas antes de que sucediera no podía ni imaginar que estábamos tan cerca de conseguirlo. Esta foto pone fin a tres años de esfuerzo, de seguir intentándolo y de creer que de verdad no existe nada imposible para ella.
Y así, como siempre suceden las cosas cuando se trata de Martina, de repente las hace…sin más…frente a mi cara estupefacta.
Volvíamos del cole cuando al pasar por una frutería me dijo alto y claro: “Mami quiero fresas”. Por supuesto las compré, pero pensando que tendría para ellas cualquier plan, ¡salvo comérselas! Las cogió de la bolsa y se las comió, como si llevase toda su vida haciéndolo.
Con esta foto mi hija me vuelve a dar una gran lección de vida y a mí no me queda otra que intentar estar a su altura y seguir dando lo mejor de mí misma.
Así ponemos fin a estos 3 años, siempre supe que lo conseguiría. Todo el esfuerzo ha merecido la pena.
Desde entonces todos los días al volver del cole me pide que compremos fresas y las come durante el camino a casa.
Para los adeptos al conductismo, aquí una muestra más de como el acompañamiento respetuoso en los procesos del niño puede hacer que sucedan estos pequeños “milagros”.

Una mención especial a mi amiga Azahara de “Nutrinenes” a la que aprecio y admiro. Cuando lo consiguió pensé en ti Az!

Anuncios

2 comentarios sobre “La princesa de la boca de fresa

  1. Cuánto me emociona! Es increíble lo permeables que son los niños. Teniendo en cuenta la situación de Martina, es incluso más sorprendente, porque no es tan raro que los niños rechacen la fruta (y muchos otros alimentos). Lo mejor es seguir dejándola a su alcance para cuando les apetezca. Ojo! O sólo pasar delante de una frutería! Martina ha ciento a demostrar que es sencillamente alucinante! Una campeona muy pero que muy lista! Porque las fresas están ahora en su mejor momento, claro que si! Mil besos Marta!

    Le gusta a 1 persona

    1. Ya iremos viendo cómo hacemos cuando no haya fresas! 😅. Aunque creo que esto le abre puertas a muchas otras texturas, a partir de ahora será más fácil introducir otras frutas, o eso espero! Jiji
      Gracias por encontrar un ratito para leer y enriquecer el blog con tu comentario.
      Muchos besos!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s