Distintos planteamientos, el mismo resultado

img_4506

El pequeño Guille, siempre sediento de experiencias y emociones por vivir. Para él los modelos teóricos no son suficientes, necesita tocar y sentir para poder entender.
No importa cuántas veces se caiga, incluso en la misma piedra. Si existe una mínima posibilidad de alcanzar su objetivo, lo intentará.
No teme a nada ni nadie salvo a una cosa: a perder una oportunidad para aprender, aunque sea de sus errores. Siempre planeando e inventando actuaciones en las que por la cantidad y la improvisación de las mismas, suele salir con algún golpe que otro y con una idea en su cabeza: “¿Qué ha pasado? ¡Tengo que intentarlo otra vez!”.
Valiente y obstinado, con esa carita de “estoy aquí para comerme el mundo”. El miedo no es rival cuando se plantea un objetivo.
Anuncios

Cómo aprender a decir “¿Y a tí que te importa?”

maternidad
Tan solo unas semanas te separan de tu recién estrenada maternidad. Tu carnet de “mamá en prácticas” sigue en vigor y aún así debes enfrentarte a una decisión extremadamente complicada. Nunca fuiste una oveja más del rebaño. Jamás tomarías un camino siguiendo los pasos de otras personas, sin cuestionarte si realmente esa es tu opción. Tu espíritu trasgresor e inconformista te lleva a una espiral de razonamientos y preguntas sin respuesta que debes resolver para poder sentirte en paz contigo misma.
Entonces te planteas si realmente existe algún motivo que justifique que tu hija y tú permanezcáis más de 8 horas al día separadas. Si verdaderamente necesitas todas esas cosas materiales en las que gastas tu salario, pero sobre todo, si tu hija necesita todo eso en lo que inviertes el dinero. Te preguntas si existe para ella algo mejor que la oportunidad de descubrir el mundo de tu mano y más valioso que tu tiempo y dedicación.

Continuar leyendo “Cómo aprender a decir “¿Y a tí que te importa?””

La otra mitad de mi corazón

thumbnail_IMG_20161214_184244.jpg

Esperé unos segundos a que cuerpo y mente estuvieran preparados… respiré profundo. En esa sala, que pude sentir como nuestro refugio. Sólo estábamos nosotros tres, junto a aquella matrona que tan bien supo ocupar su rol. En aquella oscuridad que tanto necesitaba, teniendo todo el papel protagonista que me correspondía, como madre y mamífera. Escuchando las señales que mi cuerpo me enviaba… mi mente no estaba en aquel lugar. Conectada con mis instintos más animales, me dejaba llevar por esa marea cálida que hacía estremecer mi cuerpo de forma rítmica.

Y supe que había llegado el momento, que en ese instante, mi vida cambiaría para siempre.

Mi cuerpo sabía lo que tenía que hacer, y de nuevo me dejé llevar hacia aquella explosión de sentimientos. Sentimientos opuestos, lo que me permitiría abrazarte al fin, también haría que nos separásemos para siempre. Continuar leyendo “La otra mitad de mi corazón”

El poder de la bata

doctor-1228627_960_720

Aunque he tenido la suerte de encontrar a muy buenos pediatras en esta aventura de ser mamá de una pequeña neurodiversa, me veo aquí escribiendo sobre las excepciones.

Tengo que decir que no me refiero a pediatras que hayan cometido errores en el ejercicio de su profesión, sino a pediatras que por una razón que aún desconozco, deciden hacer intrusismo profesional, y con el poder que les otorga su bata blanca, se ponen a hacer las veces de asesores de lactancia, nutricionistas, psicólogos, expertos en sueño infantil, expertos en mi hija a la que conocen de hace dos segundos y si me apuras, de suegra, vecina cojonera y hasta portero cotilla.

Continuar leyendo “El poder de la bata”