Distintos planteamientos, el mismo resultado

img_4506

El pequeño Guille, siempre sediento de experiencias y emociones por vivir. Para él los modelos teóricos no son suficientes, necesita tocar y sentir para poder entender.
No importa cuántas veces se caiga, incluso en la misma piedra. Si existe una mínima posibilidad de alcanzar su objetivo, lo intentará.
No teme a nada ni nadie salvo a una cosa: a perder una oportunidad para aprender, aunque sea de sus errores. Siempre planeando e inventando actuaciones en las que por la cantidad y la improvisación de las mismas, suele salir con algún golpe que otro y con una idea en su cabeza: “¿Qué ha pasado? ¡Tengo que intentarlo otra vez!”.
Valiente y obstinado, con esa carita de “estoy aquí para comerme el mundo”. El miedo no es rival cuando se plantea un objetivo.

Nuestro “Cole”

mud-70783_960_720

Siempre me ha gustado soñar a imaginar. Cuando mi pequeña aún estaba dentro de mí, me gustaba soñar imaginando qué clase de persona sería. La imaginaba siendo una de esas personas que cuando hablan puedes oír cómo el interior de los que la escuchan hace “click” y algo cambia dentro de ellos. La imaginaba segura de sí misma, con ideas propias y capaz de alzar la voz para cambiar las cosas con las que no estuviera de acuerdo. Una luchadora capaz de mostrar al mundo una visión diferente de la realidad. Alguien para quien frases como “siempre se ha hecho así”, o “porque sí” no tienen ningún significado.

¡Y es que realmente mi hija es así! Voy a tener que ir dejando lo de imaginar…

Continuar leyendo “Nuestro “Cole””