Decir adiós y seguir adelante

Tuvimos que decir adiós a nuestro Jardín de Momo, muy a nuestro pesar. Me fui con la sensación de estar en deuda con la escuela porque siento que a lo largo de estos dos años no hemos podido aportar tanto como hemos recibido de ella.

Continuar leyendo “Decir adiós y seguir adelante”

Anuncios

Cuando cosas “imposibles” suceden

Screenshot_2017-09-02-13-44-32_1504352759814.jpg

 

En estos últimos meses, he sentido como si el tiempo se detuviese para mi, es una sensación difícil de explicar. No sé si se os viene a la mente una de esas escenas de películas en las que se para el tiempo y todo el mundo se detiene, menos un personaje. Pues yo me he sentido así pero al contrario, todos avanzaban y seguían con su vida pero yo me había quedado paralizada.
No sé si os habéis sentido así alguna vez pero a mí no es la primera vez que me pasa.


En fin, a lo que iba. En estos meses mi familia ha vivido momentos importantes, entre ellos la boda de mi hermana. Ella es una persona muy importante en mi vida. Tengo que reconocer que le digo poco todo lo que la quiero y si hablamos de demostrar creo que caigo en números negativos, pero es cierto que la quiero muchísimo.


Hermanita pequeña, gracias por estar ahí siempre. 
Por hacer de hermana mayor tantas veces.
Por no juzgarme nunca y aceptarme tal como soy.
Por conocerme tan bien que a veces sabes que me pasa algo antes casi de que yo misma me dé cuenta.
Por ser mi refugio en tantas ocasiones.
Por seguirme en todos mis juegos y por fascinarte con mis inventos.
Por reírte conmigo y con todas mis excentricidades.
Por no culparme por ser en tantas ocasiones un desastre de hermana.
Por aparecer en mi vida para llenarla de luz y por ser la mejor compañera de infancia que podía haber tenido.
Y lo último por lo que tengo que darte las gracias, es por haberme propuesto hace un año que los niños te acompañasen en el paseo hasta el altar. Pensé que era imposible que pudiera salir bien, que era imposible que cruzase ese pasillo con 200 personas mirándola.
Y es que a veces en la vida, suceden cosas imposibles y Martina, como no sabía que era imposible… simplemente lo hizo.
Porque Martina, si su hermano la acompaña, es capaz de derrotar a brujas y matar dragones. 
Exactamente igual que me sentía yo cuando éramos niñas y mi hermana pequeña me acompañaba.

Mi pequeño hombrecito, consigues cosas muy grandes.

También me gustaría compartir con vosotro@s el discurso que escribí para ellos.

Continuar leyendo “Cuando cosas “imposibles” suceden”

Eres autista, ¿y me lo dices ahora?

IMG_6262.PNG

 

¿Cómo saber quien soy realmente después de toda una vida huyendo de mí misma? ¿Cómo aceptarme tal y como soy a sabiendas de que eso implica aceptar como mías todas esas dificultades que he intentado negar?

Un elefante que se creía pájaro, que se esforzaba por ser un pájaro como los demás y que por más que se esforzase, no lo conseguía. Un elefante que se esforzaba hasta la extenuación tratando de hacer piruetas que los demás pájaros hacían de forma totalmente espontánea y natural. Y un elefante que ya estaba cansado, muy cansado y ya no quería seguir intentando ser pájaro nunca más.

¿Como recuperar mi verdadera identidad si la he machacado, insultado, renegado de ella y enviado a un rincón tan oscuro y profundo que no se dónde buscarla? ¿Realmente queda algo de mí misma escondido dentro de este personaje secundario y anodino que me he visto obligada a crear para sobrevivir en sociedad? Y la respuesta es sí.
Continuar leyendo “Eres autista, ¿y me lo dices ahora?”

A mi compañero neurotípico

IMG_1134_2

 

Como uno de esos maravillosos paisajes donde mar y montaña están tan cerca que resulta difícil establecer dónde está el límite entre ambos. Tan diversos, tan opuestos, tan diferentes… ¿O tal vez no?
Ambos hermosos al ser observados como espacios individuales. Belleza que se ve multiplicada cuando levantas la vista y tienes el privilegio de observar la grandeza que juntos componen. Y cuando descubres estos paisajes, la idea preconcebida que tenías sobre la necesidad de elegir entre “playa o montaña” se desvanece. No existía tal necesidad.

Mientras muchos dedican su tiempo a poner límites, a marcar diferencias y a encasillar, la naturaleza nos demuestra que formamos parte de un todo. Todo es gradual, los límites no existen. Los límites los dibujamos nosotros para tratar de entender, clasificar y ordenar un mundo tan complejo y diverso que en tantas ocasiones se escapa a nuestro entendimiento.
La gota de lluvia que cae sobre la cumbre se desliza dejándose llevar por la ladera de la montaña. A ella se unen más gotas que finalmente desembocan en el mar y poco después, el agua se evapora y de nuevo se condensa para dar paso a la lluvia. ¿Acaso esta gota se detiene a marcar el límite entre un estado y otro? Se deja llevar, forma parte de un ciclo, de un todo. Es lluvia, es río, es mar y es nube, no puede ser encasillada.

Mar y montaña formando parte de un mismo paisaje. A veces la escalada hasta la cima de la montaña se puede alargar incluso varios días, haciéndote creer que has abandonado la playa. Pero entonces pisas la cima y al asomarte para contemplar esa maravilla de la naturaleza, te das cuenta de que aunque tus pies se apoyen sobre la montaña, sigues estando en el mar.

Continuar leyendo “A mi compañero neurotípico”