Decir adiós y seguir adelante

Tuvimos que decir adiós a nuestro Jardín de Momo, muy a nuestro pesar. Me fui con la sensación de estar en deuda con la escuela porque siento que a lo largo de estos dos años no hemos podido aportar tanto como hemos recibido de ella.

Continuar leyendo “Decir adiós y seguir adelante”

Anuncios

Cuando cosas “imposibles” suceden

Screenshot_2017-09-02-13-44-32_1504352759814.jpg

 

En estos últimos meses, he sentido como si el tiempo se detuviese para mi, es una sensación difícil de explicar. No sé si se os viene a la mente una de esas escenas de películas en las que se para el tiempo y todo el mundo se detiene, menos un personaje. Pues yo me he sentido así pero al contrario, todos avanzaban y seguían con su vida pero yo me había quedado paralizada.
No sé si os habéis sentido así alguna vez pero a mí no es la primera vez que me pasa.


En fin, a lo que iba. En estos meses mi familia ha vivido momentos importantes, entre ellos la boda de mi hermana. Ella es una persona muy importante en mi vida. Tengo que reconocer que le digo poco todo lo que la quiero y si hablamos de demostrar creo que caigo en números negativos, pero es cierto que la quiero muchísimo.


Hermanita pequeña, gracias por estar ahí siempre. 
Por hacer de hermana mayor tantas veces.
Por no juzgarme nunca y aceptarme tal como soy.
Por conocerme tan bien que a veces sabes que me pasa algo antes casi de que yo misma me dé cuenta.
Por ser mi refugio en tantas ocasiones.
Por seguirme en todos mis juegos y por fascinarte con mis inventos.
Por reírte conmigo y con todas mis excentricidades.
Por no culparme por ser en tantas ocasiones un desastre de hermana.
Por aparecer en mi vida para llenarla de luz y por ser la mejor compañera de infancia que podía haber tenido.
Y lo último por lo que tengo que darte las gracias, es por haberme propuesto hace un año que los niños te acompañasen en el paseo hasta el altar. Pensé que era imposible que pudiera salir bien, que era imposible que cruzase ese pasillo con 200 personas mirándola.
Y es que a veces en la vida, suceden cosas imposibles y Martina, como no sabía que era imposible… simplemente lo hizo.
Porque Martina, si su hermano la acompaña, es capaz de derrotar a brujas y matar dragones. 
Exactamente igual que me sentía yo cuando éramos niñas y mi hermana pequeña me acompañaba.

Mi pequeño hombrecito, consigues cosas muy grandes.

También me gustaría compartir con vosotro@s el discurso que escribí para ellos.

Continuar leyendo “Cuando cosas “imposibles” suceden”

Distintos planteamientos, el mismo resultado

img_4506

El pequeño Guille, siempre sediento de experiencias y emociones por vivir. Para él los modelos teóricos no son suficientes, necesita tocar y sentir para poder entender.
No importa cuántas veces se caiga, incluso en la misma piedra. Si existe una mínima posibilidad de alcanzar su objetivo, lo intentará.
No teme a nada ni nadie salvo a una cosa: a perder una oportunidad para aprender, aunque sea de sus errores. Siempre planeando e inventando actuaciones en las que por la cantidad y la improvisación de las mismas, suele salir con algún golpe que otro y con una idea en su cabeza: “¿Qué ha pasado? ¡Tengo que intentarlo otra vez!”.
Valiente y obstinado, con esa carita de “estoy aquí para comerme el mundo”. El miedo no es rival cuando se plantea un objetivo.

La otra mitad de mi corazón

thumbnail_IMG_20161214_184244.jpg

Esperé unos segundos a que cuerpo y mente estuvieran preparados… respiré profundo. En esa sala, que pude sentir como nuestro refugio. Sólo estábamos nosotros tres, junto a aquella matrona que tan bien supo ocupar su rol. En aquella oscuridad que tanto necesitaba, teniendo todo el papel protagonista que me correspondía, como madre y mamífera. Escuchando las señales que mi cuerpo me enviaba… mi mente no estaba en aquel lugar. Conectada con mis instintos más animales, me dejaba llevar por esa marea cálida que hacía estremecer mi cuerpo de forma rítmica.

Y supe que había llegado el momento, que en ese instante, mi vida cambiaría para siempre.

Mi cuerpo sabía lo que tenía que hacer, y de nuevo me dejé llevar hacia aquella explosión de sentimientos. Sentimientos opuestos, lo que me permitiría abrazarte al fin, también haría que nos separásemos para siempre. Continuar leyendo “La otra mitad de mi corazón”