Libre para amarte tal y como eres

prejuicios

 

Me gusta cuando saltas y agitas tus manitas de alegría, disfrutando al máximo de pequeñas cosas que para los demás pasan desapercibidas, pero sobre todo me encanta estar a tu lado y que quieras compartir tu alegría conmigo.

También me gusta ver la cara de los desconocidos que casualmente pasan cerca de nosotros y ser testigo de cómo su expresión cambia. Primero ese gesto de no entender a qué se debe tu alegría y segundos después esa sonrisa, les has contagiado. Llenemos nuestra vida de pequeños instantes de felicidad, ¡qué importa el motivo!.

Me gusta cuando ríes a carcajadas, en cualquier lugar, en cualquier momento, sin pensar si es adecuado o no. Las emociones fluyen en tu interior, las sientes y las vives, no las planeas ni las manipulas. Tu autenticidad me apasiona, un tesoro en el que pondré todas mis fuerzas para asegurarme de que permanezca intacto.

Me gusta tu sinceridad, la verbal y la no verbal. El mundo está lleno de actores y eres una de esas pocas que caminan por él de cara. Cuando estaba a punto de convertirme en una de ellas, llegaste tú para recordarme quién soy y devolverme mi verdadera identidad.

Continuar leyendo “Libre para amarte tal y como eres”

La princesa de la boca de fresa

Esta desde luego no es la mejor de sus fotos, ni lleva el modelo más idóneo (chándal y encima disfraz de Elsa de Frozen).
Sin embargo esta foto marca un antes y un después en nuestra vida. Mientras la hacía, estaba tan emocionada que casi no podía pulsar el botón.
Muchos ya sabéis que Martina presenta un trastorno alimenticio bastante acentuado debido a sus desórdenes sensoriales. Debido a la fuerte intolerancia que presentaba a la textura de la fruta, ésta estaba totalmente restringida de su dieta.

Continuar leyendo “La princesa de la boca de fresa”